• PUBLICACIONES

Artículos

20º Aniversario de la Sociedad Andaluza de Medicina Psicosomática.

07/06/2018 - Artículos


Recuerdo con mucha nostalgia el acto fundacional de la SAMP que tuvo lugar en febrero de 1998 en el Parador de Antequera (Málaga). ¡Parece mentira, pero han pasado algo más de veinte años!  Este recuerdo, que en unión de otros muchos forman ya parte de mi “intrahistoria”, al ser pensado hoy, me actualiza dos sentimientos: El del instante grato que pasó y no volverá y, el del reconocimiento a unos queridos colegas que me hicieron el honor de permitirme el uso de la palabra en la conferencia inaugural en la que traté sobre “el paradigma psicosomático”.

En el tiempo transcurrido de entonces a hoy, la SAMP ha sabido situarse en un lugar de privilegio en el ámbito de la Medicina Psicosomática española, para lo que, indudablemente, ha tenido que trabajar con entusiasmo y rigor, contribuyendo con valiosas aportaciones al desarrollo de este sector del conocimiento socio-sanitario.

Su Junta Directiva ha tenido además el acierto de aglutinar a profesionales de índole diversa, como los pertenecientes a los sectores de la enfermería, la psicología, el trabajo social, la medicina, etc., que han aunado sus conocimientos en pro de una asistencia sanitaria más acorde con la realidad de la persona enferma.

Creo que puedo dar testimonio de esa incesante actividad de la SAMP en el cumplimiento de sus principios estatutarios fundacionales -colaborar al conocimiento científico, difusión e incesante desarrollo de unos saberes, los psicosomáticos, cada día más necesarios- y, puedo hacerlo, porque si bien durante un largo periodo de tiempo mi colaboración con la SAMP se redujo a la asistencia a sus congresos anuales y poco más, desde  el año 2015 se solicitó mi colaboración a participar en sus actividades y su producción científica, cuya calidad tanto cuantitativa como cualitativa supera con mucho los niveles de excelencia más exigentes, abrumando al espíritu más inquieto y poniendo en serios apuros al trabajador más riguroso. Desde esos casi virtuosos parámetros de exigencia de la SAMP, podrá comprenderse que siempre he considerado mi colaboración como modesta y limitada, siendo mucho más valioso, para mí,  lo recibido que lo aportado.

Lo mismo estos cuatro últimos años de colaboración con la Junta Directiva de la SAMP, como los hechos pasados que se remontan a su fundación, son hechos vistos y vividos por mí que pertenecen a mí historia personal, pero también a la historia de otros, en definitiva a un determinado tiempo; pues bien, si como afirma nuestro Don José Ortega y Gasset, “la historia no es solo ver: es pensar lo visto. Y pensar es siempre, en uno y otro sentido, construcción”; el constructo que de todos estos hechos constituye mi pensar y por extensión mi sentir y querer, si es un error lo pensado y narrado, carecerá de realidad, pero lo que no dejará de ser siempre real será el haberlo pensado y, por supuesto lo pensado, sentido y querido.

José Manuel González Infante (Médico Psiquiatra, Socio y colaborador de la Junta Directiva de la SAMP).


Compartir este artículo: